¿Volverá el turismo a crear casi 3 millones de empleos?

5 de agosto, 2021

Crisis del turismo, caída de los empleos

Tras poner toda la carne diplomática en el asador, el gobierno español consiguió que España no entrara en la última tanda de restricciones de viajes del gobierno británico. Un balón de oxígeno para el turismo, un sector que ha sido el pilar de la acumulación en España desde los años sesenta y por cuyos resultados se han sucedido desescaladas precipitadas y nuevas olas pandémicas. Pero esta vez, año y medio después, parece que la «normalidad» queda más lejos que nunca. Buena parte de los empleos del turismo no volverán ya.

Tabla de contenidos

2020: El hundimiento del turismo deja cojo al capital español y barre millones de empleos

Playa en Gran Canaria durante las primeras semanas de la pandemia. Los confinamientos significaron el paso a «Turismo cero».
Playa en Gran Canaria durante las primeras semanas de la pandemia. Los confinamientos significaron el paso a «Turismo cero».

En 2019 el turismo generó 2.720.000 empleos en España, el 12,9% de los empleos totales. El estallido de la pandemia de Covid y el «Turismo cero» mandaron a la inactividad a todos esos trabajadores y cortaron una pierna del capital español.

Lee también: Turismo Cero, 28/4/2020

Desde entonces el patrón se ha repetido varias veces durante el último año: desescalada tras desescalada antes de tiempo en nombre de «salvar la temporada» y medidas insuficientes para «evitar la muerte -metafórica- de los negocios» aun a costa de la muerte real de miles de personas. Un supuesto «equilibrio» que alegraba los ingresos para acabar produciendo indefectiblemente una nueva ola que los volvía a cortar.

Resultado: el turismo internacional en el primer semestre del año fue la mitad del de 2020, 5,4 millones de turistas. Los 38,1 millones del mismo periodo de 2019 quedan lejos, muy lejos. Además, el gasto que realizaron en total fue un 85% menor que el del año previo a la pandemia. El objetivo del gran capital del sector para lo que queda de temporada, aunque modesto, parece realmente inalcanzable.

Las ruinas del turismo presiden siniestras las cifras del capital español y lo que tiene para los trabajadores. De los 447.000 trabajadores que quedan en ERTE, el 40,3% está en solo dos activades: «Servicios de Comidas y Bebidas» y «Servicios de Alojamiento».

El turismo no volverá a ser igual y los empleos no serán los mismos

Llegadas mundiales de turistas. 2019 se compara con 2018; 2020 y 2021 con 2019.
Llegadas mundiales de turistas. 2019 se compara con 2018; 2020 y 2021 con 2019.

No es ni mucho menos un problema exclusivo del capital español.

La Organización Mundial del Turismo (OMT), ha publicado este mes su barómetro del turismo global. Sus estimaciones para este año son aun peores que los resultados del pasado. Las llegadas de turistas internacionales caen respecto a 2019 entre un 95% en Asia y el Pacífico y el 72% en las Américas. Solo China y Rusia han mantenido o incrementado su capacidad de transporte aéreo de pasajeros. En el resto del mundo todo son rescates estatales de líneas aéreas.

Solo México, que recupera a un confiado «turismo de vacunados» estadounidenses tiene cifras de recuperación un poco menos escandalosas... y a pesar de todo un 40,6% menores que en 2019. Y si fuera poco, el verano ya no es lo que era en el viejo mundo. A día de hoy, El Mediterráneo Oriental -Turquía, Grecia, Chipre- Italia y Croacia están sufriendo incendios masivos en zonas turísticas y Túnez está en pleno golpe de estado y en pico Covid.

No hay capital que aguante el tirón de una bajada de demanda tan drástica durante dos años sin devaluarse brutalmente. De India a España las compañías hosteleras, los grandes touroperadores y las líneas aéreas cabecean en las cotizaciones bursátiles en agonía.

Pero lo fundamental es siempre el futuro. Y el futuro del turismo no puede ser bueno con una pandemia enquistada. Desde el principio de los confinamientos se vio claramente que el capitalismo no iba a poder dar una respuesta global.

La principal lección que nos tiene que dejar como trabajadores el desarrollo de la epidemia es que las amenazas a las que nos enfrentamos como clase son globales: el virus, como la crisis, no conoce de fronteras, y lo que ocurre en cada lugar afecta al resto. Simplemente, no hay soluciones nacionales. Ni siquiera cabe esperar una «coordinación», los intereses de cada capital nacional impiden que las clases dirigentes puedan aportar verdaderas soluciones mundiales. Siempre tendrán incentivos para «esperar un poco más», llamarnos a «seguir con la vida normal» primero y luego a la «responsabilidad individual»… con tal de no perder situación competitiva.

Salvar vidas, no inversiones, comunicado de Emancipación, 14/3/2020

El cacareado programa Covax no solo llega tarde, articula una cantidad rídícula de vacunas. Pero no era esperable otra cosa, incluso dentro de la UE los intereses imperialistas han primado sobre las necesidades de vacunación. Es evidente hoy para los propios capitales nacionales que es esa incompetencia sistémica para enfrentar un problema global, la que produce «variantes»... y no es superable dentro del capitalismo, así que el capital empieza a interiorizar la idea de que la pandemia va para largo y que al turismo le viene una «reconversión» global.

El Pacto Verde reducirá el turismo... y sus empleos

Ursula von der Leyen, Timmersmans y tres comisarios - Kadri Simson, Paolo Gentiloni y Adina-Ioana Valean- presentan en Bruselas el paquete «Fit for 55» bajo el lema «Entregando el Pacto Verde Europeo»
Ursula von der Leyen, Timmersmans y tres comisarios - Kadri Simson, Paolo Gentiloni y Adina-Ioana Valean- presentan en Bruselas el paquete «Fit for 55» bajo el lema «Entregando el Pacto Verde Europeo». Será la puntilla del turismo como hoy lo conocemos y de los empleos que crea.

La gran esperanza del capital global es hoy el Pacto Verde. Acelerarlo con planes como el de Biden o el «Fit for 55» de la UE, se ha vuelto más urgente que nunca para el capital.

Pero eso pasa por introducir en el mercado de derechos de emisión -el mismo que ha elevado el precio de la electricidad hasta la estratosfera- a los hoteles y aeropuertos en tanto que edificios, al combustible de aviación y al combustible de los cruceros... sin contar con la subida general de costes.

Dicho de otro modo: el turismo low cost no va a poder mantener los precios actuales. Las tarifas rídiculas de la época de la financiarización que se habían hecho insostenibles con la depresión de los mercados financieros y llevado a la quiebra de algunos gigantes del sector, simplemente no volverán... y los puestos de trabajo asociados tampoco.

Un problema estructural para las «potencias turísticas»

quemado alhucemas
Hotel de la playa del Quemado, en Alhucemas, uno de los últimos destinos inversores del capital español.

Para capitales nacionales como el español se trata de un verdadero problema estructural que les lleva de cabeza hacia un déficit en la balanza comercial que acelerará la tendencia a la devaluación de sus inversiones.

Los problemas del capital español son trasladables, escalados, a los de sus pares de prácticamente todo el Mediterráneo y el Caribe. Es decir, los «destinos prioritarios» donde se habían expandido las multinacionales turísticas europeas. Para todos estos capitales nacionales, de Cuba a Turquía pasando por Marruecos o Montenegro, la pregunta es una y otra vez la misma.

Y de nuevo la pregunta: qué aplicación alternativa podría encontrar el capital español para obtener una cantidad similar de ingresos por exportaciones. Ninguna. La obsesión de la burguesía española por «reducir la dependencia del turismo» es como si una trucha de torrentera soñara con reducir su dependencia del agua. Sería deseable no ahogarse en cada sequía. Pero no puede cambiar millones de años de evolución a conveniencia. [...]

Como en 2009, la única forma de recuperar capacidad exportadora que tiene a su alcance es bajar los salarios reales para vender fuera más barato. Con un mercado mundial en mínimos y sin turismo, eso significa un golpe mucho más fuerte que el de 2009. Para el capital español la alternativa al «país de camareros» es un país de parados y ultraprecarizados cobrando por debajo del SMI actual.

Turismo Cero, 28/4/2020