Perseverance, Tianwen-1, Hope, Marte y el imperialismo espacial

20 de febrero, 2021 · Actualidad

Marte desde la Perseverance

El robot Perseverance aterrizó en Marte. Le seguirá una misión china (Tianwen-1) y otra emiratí, Hope. La supuesta conquista de la Humanidad pregonada por medios de todo el mundo queda de inmediato en entredicho por la competencia entre potencias en conflicto permanente. Si la Luna de la NASA no era nuestra Luna, el marte de la actual carrera militar-espacial tampoco es nuestro planeta rojo.

En este artículo…

Europa en el Perseverance

perseverance marte esa

En Europa, la Agencia Espacial Europea (ESA) documentaba el viaje a Marte del Perseverance destacando su contribución: las telecomunicaciones. No era solo afán de reconocimiento de ingenieros, euroburócratas y científicos. Tan pronto llegaron las primeras fotos tomadas por el robot Macron se apresuró a compartirlas. El mensaje: ¡¡la cámara fotográfica es francesa!! En Alemania, eran los instrumentos ópticos de precisión y los sensores. En España, el telediario llevaba una semana contándonos que la mini-estación metereológica que porta había sido fabricada en España y Pedro Duque, el ministro-astronauta de Sánchez, se paseó por los platós de TV recordándonos que si la NASA había incluido un proveedor español es porque piensa que se hace mejor en España que en EEUU.

Pretendiendo compensar la noticia del éxito estadounidense en Marte con el protagonismo de los proveedores europeos de la Perseverance, los políticos de la UE mostraban las raíces de su dependencia. La misión puede interpretarse como una exposición universal volante que recorre el sistema solar mostrando las capacidades técnicas de la vieja alianza de la guerra fría, pero la verdad es que en Marte no hay nadie esperando para poder comprar.

Así que el empeño de los capitales europeos por diferenciarse y atribuirse méritos no hace sino destacar patéticamente su propia dependencia. Al centrarse en la bondad de sus productos y lo necesarios que son para la NASA, dejan claro que no tendrían otra forma de llegar a Marte que el Perseverance, ni otro comprador potencial que el amigo americano. Macron, Laschet y los burócratas de Bruselas pondrán palitos en la rueda del camino hacia el enfrentamiento con China y Rusia que quiere liderar ahora el gobierno Biden, pero no tienen capacidad para organizarse como alternativa. Solo son proveedores revoltosos.

China en Marte: Tianwen-1 vs Perseverance

Tianwen-1
Tianwen-1

Para EEUU la verdadera carrera espacial se da con China y solo es científica instrumentalmente. China lo tiene claro: va de desarrollar las capacidades para militarizar de forma permanente el espacio. Mientras la Tianwen-1 viajaba a Marte, otra misión china iba a la Luna, desplegaba instrumental sobre el suelo, recogía los trastos y volvía a la Tierra intacta. Toda una declaración de intenciones.

Ni el más simplón de los analistas ve la competencia entre Tianwen y Perseverance al margen del empeño chino por construir un arsenal nuclear equivalente al de EEUU, desarrollar una tecnología aeroespacial militar propia y preparar la guerra uniendo en una sola doctrina y base tecnológica todas las formas y terrenos de combate.

En este sentido, las misiones a Marte superan la lógica de la carrera espacial: son un verdadero campo de pruebas de tecnologías que se usarán en la Tierra. Por ejemplo, tanto el Perseverance como el robot que despliegue el Tianwen se mueve con un pequeño motor de Plutonio. Es decir, pretende ser capaz de mantenerse activo y autónomo durante un largo periodo. Un objetivo que China intenta conseguir para sus nuevos drones navales y submarinos no tripulados.

Emiratos y Hope en cola hacia Marte

La sonda emiratí Hope, pregonada como La primera misión árabe a Marte, es un compendio aun más claro de todo lo asociado al imperialismo que sus competidoras.

En lo inmediato Emiratos trata de mostrar una industria aeroespacial puntera, capaz de producir en tiempo récord naves y misiones capaces de competir con proyectos como Perseverance o Tianwen. Es obvio el interés por captar clientes e inversiones para una industria con márgenes y volúmenes de facturación inmensos en un momento en el que el futuro del petróleo ha dejado de ser boyante y bastar para sostener el capital nacional a largo plazo.

Pero el elemento propagandístico es evidente también. Hope pertenece a los millones de jóvenes de esta región, declaraba en Twitter la Directora de Comunicaciones Estratégicas del Ministerio de Asuntos Exteriores. Sí, una mujer. Todo el proyecto ha estado protagonizado mediáticamente por jóvenes árabes de ambos sexos como Sarah Al Amiri, la ministra de Ciencias Avanzadas, un dechado de erudición y competencia que día si y día también aparece en las pantallas de TV de todo el mundo árabe.

El mensaje de fondo es claro: este es un proyecto 100% árabe que demuestra que el modelo emiratí es el único que ofrece un futuro a los jóvenes árabes y musulmanes. En otras palabras: no miréis para Turquía y la épica casposa de los Hermanos Musulmanes ni para Irán. El futuro pasa por otro lado.

Pero claro, ese otro lado es difícilmente separable de la guerra contra los aliados de Irán en Yemen, el protagonismo creciente del ejército emiratí en Libia, Chipre y el Mediterráneo Oriental, su papel en el Cuerno de Africa, su presencia en Siria y la nueva alianza estratégica con Israel. Es decir, es un llamamiento al reclutamiento para la redefinición del mapa de conflictos en África y Oriente Medio que los intereses imperialistas emiratíes emprendieron en los últimos años.

Para Emiratos la carrera espacial es indistinguible de la guerra y la carrera de armamentos en lo regional y de la afirmación, en el gran marco imperialista, de una cierta autonomía respecto a EEUU. En otro plano, Emiratos fue el primer estado rico en apostar por la vacuna china.

Llegar a Marte ni es progreso, ni el objetivo de nuestra perseverancia (Perseverance) ni la esperanza (Hope) de la Humanidad

Llegar a Marte impulsados en una carrera hacia la guerra, impulsados por el motor de los mismos intereses imperialistas que masacran y empobrecen regiones y continentes enteros no es progreso, desarrollo humano, ni cada que se le parezca.

El progreso no puede concebirse, en efecto, sino como promoción del hombre integral en el seno de una sociedad en que la producción y los medios técnicos que favorecen su crecimiento se encuentren incondicionalmente al servicio del Hombre, fomentando su liberación y su perfeccionamiento como ser individual y como ser social. Queremos decir, en una palabra, que toda forma de progreso es falsa y torcida si no va encaminada, ante todo, a hacer servir todas las fuerzas de producción al mejoramiento material y espiritual de los propios productores.

Conquista del espacio, sojuzgamiento de los pueblos,1962

De hecho es su contrario, la expresión más brutal de cómo un sistema anti-histórico y anti-humano como es ahora el capitalismo puede convertir la mayor potencialidad de la Humanidad -la ciencia y el conocimiento acumulado durante milenios- en un peligro para la especie.

En sus manos, los más prometedores adelantos científicos se resuelven contra el hombre de hoy y son una agresión al porvenir de la cultura. No tocan la luna sino para esclavizar mejor a los pueblos. Junto a estos últimos, los revolucionarios seguimos pidiendo la luna. De vida en muerte y de muerte en vida no cejaremos hasta obtenerla. Los reaccionarios rusos o americanos no la alcanzarán jamás, porque esa luna, la del Hombre, presupone la supresión de los ejércitos y de las policías, de las naciones y de las clases, y ha de empezar por la sublevación de los pueblos contra sus respectivos gobiernos hacedores de cohetes y bombas. Nuestra luna es la revolución y el socialismo mundiales. Una vez puesta la ciencia y todas las actividades culturales al servicio de las necesidades y al alcance de todos los humanos, el hombre se descubrirá a sí mismo y fuera de sí podrá explorar las más lejanas galaxias.

Esa no es nuestra Luna, 1960

Somos Emancipación | Publicamos Communia en español, francés e inglés.

¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!