Nueva FP dual: mentiras públicas, negocios privados y ahorros para las grandes empresas

14 de septiembre, 2021

Nueva FP

Una semana después de publicarse la ley que establece la nueva Formación Profesional (FP). Los informativos públicos nos prometen que «por primera vez en la Historia la FP va a dejar de ser el pariente pobre» y el gobierno repite hipócritamente que las nuevas formaciones crearán puestos de trabajo. No es cierto. Pero no dejan otra opción. La nueva FP transforma todo el mercado de trabajo y ningún trabajador va a poder quedar fuera. Por eso las solicitudes de matrícula han crecido un 51% y ya está claro que en muchas comunidades autónomas no habrá plazas suficientes este curso. No por error de cálculo, sino por diseño. Y eso solo es la punta del iceberg.

Tabla de contenidos

La nueva FP no aumentará los puestos de trabajo pero instaura la formación general, específica y permanente de los trabajadores a medida de cada empresa

La ministra de Educación, Pilar Alegría, presenta la nueva FP tras el consejo de ministros.
La ministra de Educación, Pilar Alegría, presenta la nueva FP tras el consejo de ministros.

Hace una semana el gobierno aprobó la nueva FP, acompañada de una dotación extraordinaria de 2.000 millones de euros a cuenta de los fondos europeos para implantar la generalización de la formación dual. Al final se trata de entregar entre el 20 y el 40% de las horas de formación a las empresas, que es lo que los grandes gestores corporativos pedían al gobierno para «implicarse» y contratar jóvenes.

En realidad el objetivo de gobierno y empresas, explícito en el plan de recuperación presentado a Bruselas, es que todo puesto de trabajo requiera una formación específica.

La gran mentira es que ésto sirva para crear empleo. Aumentar el número de graduados con la nueva FP no creará nuevos puestos de trabajo como nos prometen. Lo que determina las inversiones en nuevas empresas y mayor producción no es la formación reglada que acumulen los trabajadores individualmente, sino las oportunidades de rentabilizar una producción mayor.

A lo que juega el gobierno es a empujar un aumento del 50% en las ofertas de empleo para graduados, que no es ni mucho menos, lo mismo. Porque no es lo mismo que aumenten las ofertas de empleo a que exijan graduados en una función específica y los contraten preferentemente.

Por eso la nueva FP se funde con la formación permanente. A partir de ahora, con nuevos puestos de trabajo o sin ellos, al trabajador se le exigirá formación específica en cada puesto de trabajo al que opte. Por eso el nuevo sistema aligerará las cifras de desempleo: el que no tenga una formación específica para el puesto al que aspire lo tendrá aún más difícil. Todos a estudiar.

¿Quieres buscar trabajo en otro campo porque no encuentras en el que ya estudiaste o porque cerró tu empresa? Haz un nuevo módulo o entra en un FP3 a ver si hay suerte. Todo el sistema de la nueva FP está pensado en esa lógica. La nueva FP ofrece hasta un FP 1 de entrega de comida a domicilio para riders. Hasta lo más precario y malpago va a exigir un título y por tanto al menos un año dedicado a la formación.

Con un paro juvenil del 38% no parece difícil predecir ni explicar el éxito de la nueva FP. Cuando en el sector público (Correos) se presentan 150.000 personas para 3.400 puestos de trabajo es de esperar que las empresas que ofrecen puestos muy precarios también tengan dónde elegir. Y si tienen alguien formado específicamente en el trabajo, preferiblemente en la propia empresa, tendrá más opciones. Este es todo el «compromiso» que cabe esperar que los directivos tengan con la nueva FP.

El sistema dual de la nueva FP crea «corralitos» de empleo

Estudiantes de la nueva FP dual en la empresa Atlantic Copper
Estudiantes de la FP dual en la empresa Atlantic Copper

Pero aun hay una vuelta más. El objetivo de los gobiernos autonómicos es hacer parte de la FP2 incluso a las micro-PYMEs. Si no las incluyen en masa los números tampoco les saldrán porque toda la formación será dual a partir de ahora. Podrán tener un aprendiz en formación dual cada dos trabajadores en nómina. La idea es generar un flujo constante de aprendices en talleres y oficinas por pequeñas que sean.

El resultado previsible de ésto no es muy halagüeño. Si las empresas se van haciendo con sus propias bases de datos de curriculums de jóvenes que conocen y a los que han formado, pocas ofertas de trabajo van a salir a las agencias de empleo.

La nueva FP crea así corralitos de empleo: no solo es que el que tenga una graduación específica tenga ventaja sobre el que no, es que tus oportunidades laborales reales en una función determinada van a depender de la empresa en la que caigas. Una vez el sistema esté generalizado no te van a salir muchas oportunidades de empleo fuera de ella. Más incentivos a hacer... otro recorrido de FP en algo nuevo o complementario.

El «éxito» de la nueva FP: insuficientes plazas para la demanda

Proyecto del campus privado EUFP Albor en Córdoba. La inversión se justifica por las condiciones de la nueva FP.
Proyecto del campus privado EUFP Albor en Córdoba. La inversión se justifica por las condiciones de la nueva FP.

La expectativa pues no es más empleo sino más presión sobre unos trabajadores a los que se exigirá estar formados no ya en el oficio o el puesto, sino en la última necesidad de la empresa que les contrate.

Por eso no es de extrañar que el mero anuncio de la nueva FP haya elevado las solicitudes de matrícula en un 51%. Y «de repente», las plazas ofertadas se han vuelto insuficientes.

Según CCOO, más de la mitad de los estudiantes madrileños se quedará este año sin plaza en grado superior de FP. En el caso de grados de alta demanda, como los de tipo sanitario, el porcentaje de solicitudes rechazadas supera en algunos casos el 90%, según el sindicato. En otras comunidades autónomas la situación es similar: solo en Málaga casi seis mil alumnos se han quedado sin poder estudiar FP en los institutos públicos.

No parece un error inocente. No parece que hayan calculado mal la demanda de plazas. Al revés.

Un nuevo campo para acumular a costa de las familias trabajadoras

Evolución de la oferta de plaza antes del establecimiento de la nueva FP.

El mensaje está claro: el joven que quede fuera de la nueva FP va a quedar fuera del mercado de trabajo. Para las familias trabajadoras no hay opción. Para los gobiernos autonómicos el parche está claro: recurrir a los amigos de la privada. De hecho la tendencia a entregar una parte creciente de las plazas a empresas privadas, en especial las ligadas a la iglesia católica, estaba en marcha desde hacía años.

Si se deja a un lado el incremento que representa la irrupción de la formación profesional básica (FPB) a partir del curso 2014-2015, la pública se queda muy por detrás. Entre esos años, las FP de grado medio y de grado superior públicas suman un incremento de alumnado de 53.591 personas. La red privada, el doble: 105.358 chicos y chicas

Las administraciones ceden terreno a la FP privada frente a la pública. El Diario de la Educación.

Y efectivamente, miremos por donde miremos, la nueva FP se está traduciendo en una proliferación de «conciertos» con organismos religiosos y empresas privadas. Pero es solo la punta del iceberg.

La transferencia de dinero del estado a las empresas a través de los «conciertos» sólo ascenderá a 550 millones de euros, pero las cuentas están hechas para que grandes empresas educativas privadas se repartan 5.000 millones de euros más de manera directa e indirecta a cuenta de los fondos de recuperación.

Por eso, con la expectativa de ayudas públicas, conciertos y becas, por toda España aparecen nuevos campus para la nueva FP. Las inversiones se ven muy seguras gracias al dinero estatal y la ausencia de plazas públicas suficientes. Porque visto desde las familias trabajadoras, si no hay plazas públicas ni concertadas habrá que apretarse y sacar de dónde sea para pagar una privada.

Pero eso es solo la manita que las administraciones públicas dan al lanzamiento de este nuevo negocio. El verdadero negocio empieza después: un curso de la nueva FP en la privada cuesta 5.000€ de media. Y mientras los gobiernos autónomos, como el andaluz, orientan a los profesores de FP a buscar acuerdos de FP dual con las micropymes que rodean los centros y los pueblos que lo están pasando mal y difícilmente pueden contratar a muchos de sus aprendices, las grandes privadas, ligadas por capital y consejeros a grupos industriales y de servicios regionales y multinacionales, ofrecerán cursos duales en empresas con mayor capacidad de contratación.

Para los jóvenes trabajadores y sus familias, la nueva FP privada es algo más que el sitio a donde ir cuando no hay plazas, es el caro peaje a pagar por tener un poco más de oportunidades.

Las consecuencias de la nueva FP para las familias trabajadoras

Las administraciones autonómicas orientan a los profesores de la enseñanza pública a crear los CV de la nueva FP con las micropymes de su entorno. Es la única forma de que les salgan los número, pero también regala una ventaja significativa a la privada y hace mucho más difícil la colocación posterior de los estudiantes.

Resumiendo lo que hemos recorrido hasta ahora, podemos decir que la nueva FP va a reducir las cifras de desempleo -al menos en un primer periodo- al hacer prácticamente obligatoria y recurrente la formación profesional a lo largo de la vida. Pero en sí no va a crear empleo.

Conforme las empresas entren en la nueva FP menos ofertas de trabajo se harán públicas. Te formas en la empresa y para la empresa. En cuanto salgas de ella las posibilidades de contratación se reducen. El famoso «compromiso de las empresas» no va a significar más puestos de trabajo sino verdaderos corralitos de empleo en las empresas.

Esto a su vez impulsa al sistema, porque si no encuentras trabajo en aquello para lo que te formaste, tienes que probar suerte con otra formación. Es decir, la nueva FP no corrige la precarización, de hecho se alimenta de ella.

Y como en realidad tus posibilidades de obtener un empleo con mínimas perspectivas van a depender sobre todo de la situación de la empresa en la que hiciste la formación dual, los incentivos para pagar 5.000€ anuales a una privada ligada a empresas grandes que contratan regularmente van a ir más allá de la ausencia de plazas suficientes en la oferta pública.

Es decir, la nueva FP está diseñada para exigir e imponer un esfuerzo mayor para los trabajadores y sus familias. Serán los trabajadores los que paguen una parte cada vez mayor del coste de adaptación de las empresas a los cambios industriales y tecnológicos. Lo pagarán en horas de esfuerzo formativo pero también en dinero contante y sonante a las privadas. El capìtal no iba a perder la oportunidad de forzar una transferencia de rentas desde el trabajo como esta y el estado no se la iba a negar.

Las consecuencias últimas de la nueva FP y la verdadera razón del «compromiso» de las empresas

Evolución de los salarios en España en 2018. Hundimiento de los salarios medios reduce la masa salarial total cobrada por los trabajadores a los que concentra en torno al salario mínimo, mejorando al tiempo las remuneraciones de la pequeña burguesía corporativa.
Evolución de los salarios en España en 2018. Hundimiento de los salarios medios reduce la masa salarial total cobrada por los trabajadores a los que concentra en torno al salario mínimo, mejorando al tiempo las remuneraciones de la pequeña burguesía corporativa. La nueva FP reforzará esta tendencia ya en marcha al abaratar la sustitución (despido) de los padres por sus hijos en las empresas.

Pero en el contexto español actual la nueva FP tiene una consecuencia aun más perversa.

Con los costes de despido bajos de hoy cada subida del SMI funciona como un acicate para sustituir trabajadores con años de experiencia y trienios que necesitan reciclaje formativo (los padres), por trabajadores jóvenes que cobran el SMI (los hijos). Si sumamos los descuentos en Seguridad Social por contratar jóvenes y que la formación en el puesto de trabajo reduce al extremo el coste de sustitución de un trabajador por otro, el resultado es que la nueva FP, en las condiciones actualmente imperantes en España, obliga a los padres a incubar a sus hijos para que éstos les sustituyan por un salario menor.

Esta es la razón de la presión y el cacareado «compromiso de las empresas». No es una reforma «para los jóvenes» ni una forma de crear empleos, es un cambio estructural del que esperan una bajada del total que el capital paga por el trabajo. La nueva FP hace más barato despedir a trabajadores con contratos fijos para sustituirlos por otros, algunos más jóvenes, con salarios menores. Ese es todo el secreto.