Manifiesto de la Unión Obrera Internacional

5 de abril, 2019 · Emancipación> Escuela de marxismo

Publicamos hoy en la Escuela de Marxismo de Emancipación un texto de excepcional importancia política e histórica: el Manifiesto de la Unión Obrera Internacional.

Munis y su hija Natalia

Cuando en 1948 la Sección española de la IVª Internacional denuncia la traición de la organización al internacionalismo durante la segunda guerra imperialista mundial, se constituye como «Grupo Comunista Internacionalista» (GCI). Inmediatamente después publica la «Explicación y llamamiento a los militantes y secciones de la Cuarta Internacional» llamando a todos los internacionalistas que aun quedan en las filas de «la Cuarta» degenerada. Responden no pocos grupos y militantes: vietnamitas que están refugiándose en Francia tras la persecución y masacre a manos de los stalinistas con la complicidad del gobierno colonial francés, como Ngô Văn; franceses que provienen de los grupos que han intentado practicar el derrotismo revolucionario durante la ocupación y en la Francia de Vichy, como Maximilen Rubel, la corriente Pennetier-Gallienne del trotskismo francés con militantes conocidos como Sonia Gontarbert, Sophie Moen o Edgar Petsch. Contando a Munis y Benjamin Peret -que han vuelto desde México- y al núcleo de militantes españoles que vienen la lucha durante la revolución española y que en ese momento están refugiados en Francia -Jaime Fernández, Paco Gómez, Agustín Rodríguez- el agrupamiento suma más de medio centenar de personas solo en Francia.

G. Munis y Jaime Fernandez encarcelados en el penal del Dueso hacia 1954

Toman el nombre de «Unión Obrera Internacional» y comienzan la publicación de «La Bataille Internationale». Las diferencias son grandes, en especial sobre la cuestión sindical que llevará a la ruptura de la organización cuando Benjamin Péret comience la publicación de los artículos que luego se integrarán en «Los sindicatos contra la revolución». Pero su importancia histórica es inmensa: en primer lugar porque demuestra la existencia de una izquierda internacionalista en la IVª Internacional en continuidad como ya hemos visto con el trabajo de la Oposición de Izquierda, las izquierdas comunistas derivadas de ella y el mismo trabajo -con grandes conquistas pero también con fallos y dudas- de Trotski durante los años de exilio hasta su asesinato. El Manifiesto de la Unión Obrera Internacional no es solo la expresión de esa continuidad histórica -la de las izquierdas comunistas que fueron parte, como la española, de la IVª Internacional- sino el punto de partida de una nueva época con una base programática nueva. Con él, podemos decir que termina la etapa de las «izquierdas comunistas» y empieza otra, la nuestra.

Lee y descarga

Somos Emancipación | Publicamos Communia en español, francés e inglés.

¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!