Las mentiras de hoy serán los ataques de septiembre

29 de julio, 2020 · Actualidad> Europa> España

Sánchez aclamado por la bancada del PSOE y Podemos hoy en el cierre del curso parlamentario.

Parecía imposible superar las altas cotas ya alcanzadas con la pandemia, pero el fin del curso parlamentario está siendo un verdadero festival de despropósitos cuyo único objetivo cabal parece ser la manipulación torticera de los datos de contagio, empleo y hasta el volumen real de los fondos europeos.

La epidemia

Datos de contagio actualizados en España.

No estamos en una situación de normalidad. La epidemia vuelve a estar en una fase ascendente de contagios cada vez más cerca de la transmisión comunitaria. Hemos pasado en menos de un mes de 360 casos diarios a finales de junio a 905 ayer, reportados esta misma mañana. Eso sí, para enterarnos de que eso está tres veces por encima, por ejemplo, del nivel de Gran Bretaña, tenemos que recurrir a la prensa inglesa. Porque lo que se supone que debemos creer es que Madrid habilita dos pabellones de IFEMA porque le gusta contratar sanitarios y que Torra habla de la perspectiva de otros 7.000 muertos por gusto de exagerar. La realidad: todo apunta a que la vuelta de las vacaciones de agosto puede ser, de seguir la tendencia del último mes, un verdadero desastre.

El desempleo

Lo que nos cuentan es que, según la EPA, se destruyeron 1.074.000 empleos en el peor trimestre de la serie histórica y que el paro ya está por encima del 15%, pero que gracias a los ERTEs se salvaron 3,4 millones de empleos y 550.000 empresas.

Tasa de paro real

La realidad: el 46% de los trabajadores en ERTE no han vuelto al trabajo y el paro real, sin torcer los datos, supera el 33%:

En cuanto a los datos del paro, están completamente alterados. No solo porque los trabajadores en ERTE sigan figurando como ocupados, sino porque aquellos que han sido despedidos tampoco se están contabilizando como parados. El motivo es que como estas personas no pudieron buscar un trabajo de forma activa por estar confinadas, se las incluye en la estadística de inactivos. De ahí que el indicador del número de parados apenas haya aumentado en 55.000 personas cuando se han destruido más de 1 millón de empleos y más de 3 millones se fueron al ERTE.

El INE ofrece datos de horas efectivamente trabajadas a lo largo del trimestre, indicador que muestra la verdadera destrucción de empleo (en horas, no en puestos de trabajo). Entre abril y junio se realizaron 474 millones de horas de trabajo reales, una cifra que es un 22,6% inferior a la del trimestre anterior y un 26,7% inferior a la del mismo periodo del año anterior. Esta cifra es la que muestra la destrucción de empleo real que sufrió España como consecuencia del estado de alarma. En puestos de trabajo, supone la pérdida de unos 4,73 millones de empleos, esto es, cuatro veces peor que la cifra que reflejan los datos de ocupación.

En el caso del paro la distorsión es todavía mayor, ya que se destruyeron unos 4,7 millones de empleos, pero solo hay 55.000 parados más. El primer problema, ya explicado, es que hay 3,6 millones de personas que siguen figurando como ocupadas aunque no trabajen como consecuencia de la pandemia. El resto, los 1,1 millones de empleos destruidos, se han contabilizado como inactivos y no como parados. […] El paro no ha aumentado en 55.000 personas como muestra la estadística, sino que ha aumentado en un millón de personas. Eso significa que la tasa de paro sería del 19% y no del 15,3%. Si se suman además los 3,2 millones de trabajadores en ERTE, la tasa de paro total ascendería al 33%, el dato más alto nunca registrado. Estas cifras ya encajarían más con los datos reales del mercado laboral.

El capital y las empresas

El capital nacional español está contra las cuerdas. El dividendo de las empresas en bolsa cayó un 69%. La industria y la construcción ofrecen un panorama atroz: los precios industriales siguen a la baja y caen un 6,1% en junio por falta de demanda; la firma de hipotecas se desplomó en mayo más de un 27%.

El sector financiero, hasta hace dos años la vanguardia del capital español, es cada día menos viable como fuente de beneficios. Santander presentó hoy pérdidas récord. El BCE ha pedido a los grandes bancos no repartir dividendos para aumentar reservas ante lo que viene, y el Banco de España ha ampliado esa recomendación a todas las entidades. El objetivo es evitar que colapsen. Y según los modelos del BCE no lo harán, al menos en masa. Eso sí, lo que no dicen es que aunque puedan continuar cumpliendo su función de dar préstamos a la economía… rentables no van a ser en ningún caso.

Y de los servicios para qué hablar. Solo las cuarentenas británicas causarían una reducción de ingresos sobre lo esperado, que ya estaba recortado por la pandemia, de 8.700 millones de euros. Y no es solo Gran Bretaña. El mapa de países que aplican restricciones en los viajes a España no deja de crecer. Los inversores en turismo y hostelería pueden bramar que el gobierno no ha supeditado tanto como ellos querrían la salud pública al resultado a corto de sus inversiones, pero la verdad es que es precisamente el haber puesto el resultado de sus inversiones por encima de las vidas de los trabajadores lo que ahora estamos pagando en forma de un rebrote cada vez más consistente y lo que hace que sus hoteles y resorts no tengan ahora clientes. ¿Quién quiere contagiarse?

Siendo tan optimistas como pueden llegar a ser los medios oficiales, sólo el 23% de las empresas recuperará su situación pre pandémica en la cuenta de explotación antes del fin de 2020.

Los fondos europeos

Europa ha sido en la sesión parlamentaria de hoy la medalla reclamada por Sánchez. La realidad:

Como apuntan el exministro griego y el Banco de España el volumen de subvenciones netas hace que el fondo sea macroeconómicamente insignificante. En realidad, una forma de vestir, sin endulzar demasiado, una nueva campaña de austeridad…. y lo que es más importante, mucho más agresiva que la de hace diez años. […] [Y además] El dinero del fondo de recuperación viene condicionado a reformas [que] no son otra cosa que transferencias masivas del trabajo al capital. El Consejo Europeo subrayó una y otra vez señalando las reformas fiscalizables: el pacto verde, la digitalización, flexibilizar (=precarizar) aun más el mercado de trabajo y acabar con el déficit de Seguridad Social.

La salida del capital es nuestra miseria

La salida que vislumbra el capital español no pasa por distribuir ayudas indefinidamente entre las numerosas empresas zombis que tiene entre las manos. Por el contrario, se trata de acelerar cuanto antes esa transferencia de rentas de los trabajadores mediante reformas.

Un adelanto muy ilustrativo: Endesa disparó un 45% su beneficio tras recuperar provisiones de la negociación del convenio. Es decir, lo que había previsto en cuentas que debía ahorrar para aumentar salarios, puestos de trabajo y formación, lo ha destinado directamente a dividendo del capital. ¡¡Así sale el capital de las crisis!! De hecho, los números de los primeros meses de pandemia ya muestran bien claro que las rentas de los trabajadores han empezado a caer. Y basta escuchar a los sindicatos para ver cómo se preparan para intentar hacernos tragar una nueva oleada de reformas, recortes y precarización.

El capital español cierra el curso político con la espada de la mentira en alto. Quiere difuminar la realidad de la epidemia, del paro, de la situación de sus propias empresas, de lo que significan los fondos europeos y sobre todo su plan de salida. Al menos hasta septiembre, cuando las mentiras de hoy se convertirán en guillotina sobre nuestras condiciones de vida y necesidades más básicas.

Somos Emancipación | Publicamos Communia en español, francés e inglés.

¡Proletarios de todos los países, uníos, suprimid ejércitos, policías, producción de guerra, fronteras, trabajo asalariado!