Cambios en China: Más allá de la entronización de Xi

12 de noviembre, 2021

Plenario del PCCh ayer
Plenario del PCCh ayer

El grupo de menos de cuatrocientos burócratas y militares que se sientan en la cima del poder chino celebró ayer una reunión que anunciaba una «declaración histórica». El texto final, codificado en el registro de la burocracia era interpretado esta mañana por casi todos los medios como una jugada de Xi para mantenerse en el poder. En realidad eso es sólo la superficie: el Pleno culmina ideológicamente un movimiento de fondo en marcha desde hace meses que disciplina el poder económico, reencauza y reprime la cultura de masas y centraliza el aparato burocrático preparando una economía de guerra.

Tabla de contenidos

¿Por qué levantó tanta expectativa esta reunión?

Mao a la cabeza del partido-ejército y su nuevo mandarinato proclama la «república popular» el 1 de octubre de 1949.
Mao a la cabeza del partido-ejército y su nuevo mandarinato proclama la «república popular» el 1 de octubre de 1949.

El Pleno del Comité Central del PCCh es la asamblea de los aproximadamente 370 burócratas en la cima del aparato estatal chino.

Su convocatoria anunciaba una «resolución histórica», es decir, un balance histórico nuevo que justificaría un cambio de rumbo. El término se había limitado hasta la fecha a dos documentos. El primero, en 1945, fijó los lineamientos del PCCh stalinista de Mao en la guerra con el Kuomintang que siguió a la guerra mundial en China. El segundo, en 1981, instauró el nuevo modelo de acumulación basado en el acceso a mercados exteriores propugnado por Deng Xiaoping.

Lee también: Para entender los últimos 70 años de China, 2/10/2019

La purga que precede a todo «giro de timón»

olimpo burguesia china
Con la «declaración histórica», Deng queda consagrado como uno de los tres principales dioses del Olimpo de la burocracia china.

Desde que comenzó 2021 la burocracia china está impulsando con fuerza un programa de disciplinamiento de la burguesía y las empresas de los sectores punteros.

Primero fueron Alibaba, Tencent y otros gigantes de Internet. El objetivo pretendía un aumento del control sobre los medios sociales, explícito por ejemplo en la intervención de Douyin. Pero sobre todo, enfrentaba las exuberancias financieras de magnates como Jack Ma (Alibaba), que no se dieron por aludidos con la prohibición de las criptodivisas y siguieron jugando con créditos y medios de pago.

El frente abierto por el estado contra los magnates tecnológicos se bifurcó pronto en dos líneas. La primera se dedicó a reprimir elementos culturales que se juzgaban tendentes a «debilitar» el encuadramiento nacionalista y la adhesión a los valores del régimen. El juego online, los videojuegos o la cultura de las celebridades y sus grupos de fans fueron las víctimas más sonadas.

La segunda, con mucha más carga, ha tomado las dimensiones de una verdadera purga general de la burguesía financiera bajo la bandera de acabar con la «expansión imprudente del crédito». La caída del multimillonario fundador de Evergrande, que precedió y aceleró la crisis de la compañía, es solo uno el ejemplo más relevante.

Todas estas campañas «podaron» a la burguesía china de sus elementos más independientes y aventureros, reforzando el poder de la burocracia y de su expresión política, el PCCh. Un partido-estado que viene de una larga etapa, abierta por Xi, en la que que mediante purgas y regulaciones se ha recentralizado sometiendo a sangre y fuego, bajo la forma de «campañas anticorrupción», a las capas regionales y sectoriales de su propia estructura.

¿Qué dice y que significa la «declaración histórica» aprobada?

Xi Jinping presenta con Gabriel (entonces ministro de exteriores alemán) la ruta Norte de su nueva «Ruta de la Seda»
Xi Jinping presenta con Gabriel (entonces ministro de exteriores alemán) la ruta Norte de su nueva «Ruta de la Seda»

La «declaración histórica» aprobada es la culminación de todo ese proceso de reforma y disciplinamiento de la burocracia y la burguesía chinas. Xi comenzó tensando, reorganizando y centralizando el PCCh para convertirlo en la columna vertebral de una burocracia «rejuvenecida» y darle mayor operatividad y capacidad de control social a su centro. Luego podó la burguesía corporativa de sus elementos más desestabilizantes.

El documento finalmente aprobado, lo celebra explícitamente en el farragoso lenguaje de la burocracia.

La autoridad del Comité Central del Partido y el liderazgo centralizado han sido garantizados de manera efectiva. Políticamente más unido, más coherente en la acción, el liderazgo político, el liderazgo ideológico, la organización de masas y el atractivo social del partido se han mejorado significativamente.

El significado general del mensaje es señalar que esta reforma y reorganización de la burocracia como clase y el disciplinamiento de la burguesía corporativa que la acompaña, tiene una profundidad e importancia equivalente a las realizadas por Mao y Deng. Es decir, la que les llevó al poder y la que abrió el camino para convertir a la burocracia en la clase dirigente de una potencia global.

¿Por qué ahora?

ejército chino epl

Eso sí, el núcleo de la burocracia china ha eliminado de su balance histórico buena parte de las campañas e iniciativas que han sido la bandera de Xi durante esta década. Llama la atención la ausencia de mención siquiera a la «Nueva Ruta de la Seda» -el gigantesco proyecto imperialista capitaneado por Xi- o a la magra atención prestada a la campaña de reducción de diferencias de ingreso, que solo se nombra una vez.

La razón es que, por la callada, la burocracia china reconoce un cambio histórico que afecta a sus propias ambiciones imperialistas, dando forma al conjunto de sus políticas. Significativamente, este tema viene precedido por una larga perorata sobre las virtudes del Ejército.

A diferencia de la «Nueva Ruta de la Seda», la declaración habla expresamente de la guerra comercial estadounidense contra China, presenta como un triunfo la represión de los estudiantes en Hong Kong y celebra haberse «opuesto resueltamente a la interferencia de fuerzas externas» en Taiwán.

El Ejército Popular de Liberación se ha fortalecido y mejorado completamente poner fin a la humillación de China por la vieja diplomacia.[...]

El Ejército Popular ha logrado una remodelación, reorganización y relanzamiento revolucionarios generales. La fuerza de la defensa nacional y la fuerza económica se han mejorado simultáneamente. El Ejército Popular ha cumplido resueltamente su misión y tareas en la nueva era, y ha defendido al país con tenaz espíritu de lucha y acciones prácticas en su soberanía, seguridad e intereses de desarrollo.

La prensa de Hong Kong recogía hoy declaraciones de académicos de Pekín que subrayaban cómo el documento viene a establecer que Xi, y con él el PCCh, «no quieren dejar la normalización de Hong Kong y la reunificación de Taiwán a las generaciones futuras».

Teniendo en cuenta que Xi ha sido entronado como Secretario General por un periodo de 5 años más, esto apuntaría a que la burocracia pone el horizonte de una guerra por Taiwan como muy tarde en el 2027... aunque no depende sólo de ella.

El PCCh prepara el estado y la clase dirigente china para la guerra

Aviones de combate y bombarderos nucleares chinos patrullan esta semana junto a la frontera con Taiwán.
Aviones de combate y bombarderos nucleares chinos patrullan junto a la frontera con Taiwán.

Resumiendo, el núcleo de poder de la burocracia china celebra la reforma de su estructura política principal, el disciplinamiento de la burguesía financiera y corporativa, y el desarrollo de las capacidades militares del ejército como base de su nueva posición imperialista en una época que, reconoce, el escenario imperialista se ha vuelto «más complejo y grave» para sus intereses. Se plantea como objetivo inmediato una reunificación con Taiwán que difícilmente puede ser pacífica y cierra llamando:

A todo el partido, a todo el ejército y a la gente de todos los grupos étnicos a unirse más estrechamente en torno al Comité Central del Partido con el camarada Xi Jinping en el centro

Esta recentralización del poder «con el camarada Xi en el centro» sería el comienzo de «nuevo viaje» que traería «grandes victorias y gloria». Traducido: una nueva expansión global china con el horizonte de una guerra presente en cada paso.