El andalucismo

28 de febrero, 2021

andalucismo

28 de febrero, día oficial de Andalucía. Un día de conmemoraciones y ceremonias dedicado por las instituciones a vendernos el andalucismo y sus símbolos, que supuestamente deberían emocionarnos a todos. Entender de dónde viene el andalucismo y que representó históricamente es la base para poder criticarlo.

En este artículo…

¿De dónde sale el Andalucismo?

Andalucismo. Asamblea de Ronda, 1918
Asamblea de Ronda de 1918

El andalucismo político nace como una corriente georgista ligada a la pequeña burguesía de las ciudades no capitalinas andaluzas. Es transparente desde el punto de vista de clase: su programa será básicamente el impuesto municipal a la propiedad de la tierra y la reforma agraria.

El impuesto georgista -que pretendía eliminar todas las cargas públicas sustituyéndolas por un único impuesto sobre las tierras productivas, estuvieran en uso o baldías- es evidentemente una forma de erosionar el poder de la oligarquía latifundista liberando al mismo tiempo a la burguesía y la pequeña burguesía urbana de cargas fiscales.

La reforma agraria, es decir la división de las tierras en latifundio, tenía por objetivo ampliar la base demográfica de pequeña burguesía rural desactivando al mismo tiempo a un proletariado agrario masivo cada vez más auto-organizado.

Cuando los andalucistas de entonces señalaban que el problema de España era el de Andalucía, afirmaban en realidad que los conatos de desarrollo de una nueva burguesía industrial se veían pinzados entre ese proletariado agrario masivo sin capacidad de consumo y unas clases latifundistas de origen feudal, ligadas históricamente a la monarquía, que impedían culminar la creación de un mercado nacional unificado que le permitiera una acumulación de capital masiva.

El andalucismo: una corriente impotente nacida muerta

Andalucismo de Anticapitalistas
Los diputados de Anticapitalistas hacen gala de Andalucismo mientras escuchan el himno andaluz compuesto por Blas Infante hoy, durante los actos oficiales del día de Andalucía.

La I Guerra Mundial transformará profundamente España. Los sectores extractivos -la hulla, el hierro- en el Cantábrico y el téxtil en Cataluña conseguirán multiplicar sus pedidos; pero la siderometalurgia y el naval vizcaíno consiguen resultados realmente extraordinarios. El capital español por primera vez disfruta de una acumulación extraordinaria que, en un mundo en guerra, reinvierte en sí mismo.

Siguiendo la tendencia a la formación de monopolios y concentraciones de capital propia del imperialismo, los grandes capitalistas industriales toman el poder de los bancos que a su vez se convierten en propietarios de los grupos industriales y de grandes latifundios que explotarán mediante la primera industria masiva de agrotransformación.

La burocracia del estado, ya muy entrenada en pasteleos, se une por primera vez a los consejos de administración y engrasa la coordinación entre el capital, el campo y el aparato político. El Madrid por el que se abre paso la Gran Vía, celebra las sedes bancarias como nuevas catedrales. El capitalismo español cobra por primera vez volumen cuando la hegemonía está pasando ya al capital financiero. Pasa de la incapacidad para crear un mercado nacional unificado viable, al capitalismo de estado.

Y mientras la burguesía española está recibiendo nueva sangre y convirtiéndose en «burguesía de estado», el proletariado se está convirtiendo por primera vez en un sujeto político independiente. Durante el llamado trienio bolchevique (1917-19), el impacto de la Revolución Rusa se conjuga con las condiciones impuestas por la producción de guerra en una movilización permanente y cada cada vez más potente capaz de vencer las limitaciones de un anarcosindicalismo sin estrategia y un PSOE empeñado en llevar las luchas hacia la República.

Es el momento en que el andalucismo descolla por primera vez fuera de los cenáculos intelectuales provincianos. La Revolución rusa también le dice algo, aunque en realidad muy diferente tanto de lo que despierta a los obreros como de lo que aterroriza a la burguesía española.

All that is neccesary to social regeneration is included the motto those Russian patriots sometimes called Nihilists: Land and Liberty!

Lo imprescindible para la regeneración social está contenido en el lema de esos patriotas rusos a veces llamados nihilistas: Tierra y Libertad.

Henry George. Getting the feet wet, 1879

El lema Tierra y Libertad, inserto en el himno andaluz compuesto por Blas Infante, expresa bien la oportunidad por la que apuesta. Había llegado a ellos a través de Henry George, era parte de su esencia ideológica, pero utilizarlo como bandera era también una forma de expresar su aspiración a liderar el movimiento jornalero, organizado en su mayoría en la CNT, afirmando un terreno común: la reforma agraria.

Los nihilistas a los que se refería George no eran otros que los populistas rusos, representados en la revolución de 1917 por el partido eserista, el partido de la revolución campesina, es decir, la revolución de la pequeña burguesía agraria rusa en paralelo a la revolución proletaria.

Pero el andalucismo no pudo jugar en la Revolución española el papel de los eseristas en la Revolución rusa precisamente porque el tiempo histórico había cambiado. Tanto eseritas como andalucistas aspiraban a crear una pequeña burguesía agraria masiva. La cuestión era que los rusos partían de un inmenso campesinado que cultivaba en régimen de autosubsistencia y una pequeña burguesía agraria que aspiraba a explotar las tierras señoriales. Los andaluces, de un proletariado masivo, consciente y cada vez más auto-organizado. Y éste no se inclinaba hacia el reparto de tierras -como el pequeño campesino ruso- sino hacia su colectivización.

En realidad, el andalucismo nació muerto, representaba el programa de una clase cuyas aspiraciones no tenían ya ninguna perspectiva histórica. Nació cuando la burguesía era ya una clase reaccionaria y el proletariado ensayaba su primer gran asalto revolucionario.

Este artículo continúa en Autonomía y andalucismo: el régimen del 78 en Andalucía.